Cargando...
Eugeni

Eugeni Roselló sube al podio de la Transgrancanaria

Eugeni Roselló ha vuelto. El gran ultra trail runner ha pasado un tiempo en la sombra debido a unos insufribles dolores en los pies a los que ha sido complicadísimo ponerle remedio. Pero su esencia de ganador siempre estuvo ahí: ha sido superar por fin las dolencias y volver a brillar con luz propia. El escenario de este esperado retorno ha sido nada menos que la Transgrancanaria, en la que ha hecho un excelentísimo 3er puesto.

Salía a sabiendas de que los pies no le iban a fallar porque así se lo habían demostrado las últimas tiradas largas. Salía motivadísimo porque por fin podría demostrar quién es en realidad Eugeni Roselló. Lo único que podía ocurrir es que la suerte la fallara… Y le falló, pero no eso pudo con él.

Transgrancanaria

Fue darse el pistoletazo de salida de la Transgrancanaria que Eugeni Roselló ya estaba en cabeza, junto a dos compañeros (y rivales) más. Y ahí siguió, cómodo, en cabeza, hasta que el km 30 llegó una inoportuna caída. Afortunadamente no se hizo daño, pero las complicaciones vinieron de otro lado: al caer se le rompió la pantalla del GPS y este dejó de funcionar. Ya no podía correr solo. Tuvo que esperar a los siguientes corredores, que resultaron ser el italiano Luca Papi, vencedor del año pasado, y el mallorquín Toni Contesti. Así siguieron juntos, ayudándose mutuamente, hasta el km 180 aproximadamente, en el que Eugeni intentó atacar junto a Luca para dar caza a los primeros, pero pronto se dieron cuenta que era una tarea imposible: les llevaban demasiado tiempo.

Así, los tres corredores cruzaron la línea de meta tal y como habían hecho toda la prueba, codo con codo, y compartieron un loable 3er puesto.

Pese a que, si no llega a ser por la desafortunada caída, hubiera quizás hecho un mejor puesto, Eugeni está más que satisfecho con este resultado: primero, porque simplemente es excelente; segundo, porque necesitaba sentir que estaba definitivamente curado de sus dolores de pies.

Ni que decir que la energía natural de los turrones de Vicens Sport estuvo a la altura, pero es que Eugeni nunca teme el fallo ahí porque sabe que es imposible: recordaréis que, gracias al consejo de su tío, experto montañero que regentó un refugio de montaña durante muchos años, ¡fue uno de los primeros deportistas en comer turrón para competir y entrenar!

ENHORABUENA, EUGENI